La Unión Europea estandariza el etiquetado de los alimentos

La Unión Europea estandariza el etiquetado de los alimentos

 

  • El 13 de diciembre entra en vigor el reglamento 1169/2011 introduciendo varios cambios en el etiquetado de los productos alimentarios
  • La UE estandariza el etiquetado de alimentos con el objetivo de lograr un alto nivel de protección de la salud de los consumidores

 

El próximo 13 de diciembre de 2014 comienza a aplicarse el reglamento (UE) nº 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, que introduce varias modificaciones en el etiquetado de los alimentos.

El presente reglamento tiene como objetivo principal lograr un alto nivel de protección de la salud de los consumidores y garantizar su derecho a la información. Aunque los objetivos originales y los componentes principales de la actual legislación sobre etiquetado siguen siendo válidos, el reglamento considera que es necesario modificarla para garantizar un mejor cumplimiento de la legislación y dotarla de una mayor claridad para tomar en consideración los nuevos avances en el ámbito de la información alimentaria. Con este reglamento se simplifica y estandariza la normativa, se garantiza la seguridad jurídica, se reducen las cargas burocráticas y se favorece a los intereses de los ciudadanos, ya que establece la obligación de etiquetar los alimentos de forma clara, comprensible y legible. Además se intenta evitar acciones y omisiones de información engañosa.

Algunos de los cambios que propone el nuevo etiquetado de alimentación y bebidas son los siguientes:

  • Aumento del tamaño de la letra: el tamaño de la letra debe ser igual o superior a 0,9 mm en envases menores a 80 cm2.
  • Fecha de congelación: en carne congelada, preparados cárnicos congelados y productos de pesca no transformados congelados, deberá aparecer la fecha de congelación o fecha de primera congelación.
  • Fecha de descongelación: todos los productos alimentarios excepto los ingredientes presentes en producto final, los alimentos cuya congelación es necesaria en la producción y aquellos en los que la descongelación no tiene impacto negativo, deberán indicar la palabra “Descongelado”.
  • Información nutricional obligatoria: el valor energético, las cantidades de grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal, aparecerán agrupados y expresados según la porción o unidad de consumo. Además podrán indicarse voluntariamente: los ácidos grasos monoinsaturados, ácidos grasos poliinsaturados, polialcoholes, almidón, fibra alimentaria, cualquier vitamina o mineral. No será obligatoria en productos como aditivos alimentarias, hierbas o productos sin transformar basados en un único elemento
  • Listado de alérgenos: se incluirá obligatoriamente la palabra «contiene» seguida del nombre de la sustancia o el producto en cuestión.
  • Nanoingredientes: todos los ingredientes presentes en la forma de nanomateriales artificiales deberán indicarse claramente en la lista de ingredientes, precedidos de la palabra “(nano)”.
  • Menciones adicionales obligatorias: los alimentos tratados con radiaciones ionizantes, llevarán la denominación “irradiado” o “tratado con radiación ionizante”. Se indicará si los productos cárnicos, preparados cárnicos y productos pesqueros llevan proteínas añadidas. Igualmente, en los productos cárnicos o derivados se indicara la presencia de agua añadida en caso de que sea mayor al 5%. También se añadirá la denominación “elaborado a partir de piezas de carne” y “elaborado a partir de piezas de pescado” si los productos no proceden de una misma pieza. Además se añadirán otras menciones como: “Envasado en atmosfera protectora”, “con edulcorantes” o “contiene aspartano”.
  • Agrupación de información: la denominación del alimento, la cantidad neta del alimento y el grado alcohólico aparecerán en un mismo campo visual.
  • Grado alcohólico: será obligatorio indicarlo siempre que supere el 1,2%.

 

Además será obligatorio indicar la fecha de duración mínima o fecha de caducidad, la lista de ingredientes, país de origen, el nombre, razón social  y dirección del operador de la empresa alimentaria.

El reglamento, que se aplicará en los 28 países miembros de la Unión Europea, no se opone a la presentación de la información nutricional mediante formas o símbolos gráficos, siempre que sean objetivas, estén destinadas a facilitar la comprensión del lector y estén respaldadas por  pruebas científicas. De esta forma los sistemas de etiquetado más simples e intuitivos que han lanzado  recientemente algunos países como Australia y pretende simplificar el proceso de compra al consumidor, estarían aceptados con ciertas modificaciones dentro de esta norma. 

 

El nuevo sistema lanzado por El Instituto de Seguridad alimentaria Australiano (AIFS) califica los alimentos de acuerdo con su contenido nutricional, otorgándoles hasta cinco estrellas. El número de estrellas se otorga a través de la utilización de un algoritmo, creado por AIFS, que tiene en consideración los distintos parámetros nutricionales del producto.


Fuentes: DOUE, AIFS, DiarioSur